Medidas de ahorro energético

Con objetivo de conseguir tanto colaborar con el medio ambiente como reducir el precio de los recibos energéticos en el hogar te recomendamos algunas indicaciones para ahorrar energía. Realizar un uso adecuado y satisfactorio de luz, gas y agua depende de ti si sigues estos pasos:
 
1. Asegura el aislamiento de los huecos de tu vivienda. Si no se puede garantizar el aislamiento mediante materiales como el PVC o un doble acristalamiento, garantiza que no exista ningún puente térmico por el que entre aire. Para ello cierra el hueco por donde entra el aire por la parte de dentro.
 
2. Durante las estaciones más frías, obtén ganancias del sol a lo largo del día abriendo las persianas y las cortinas y durante la noche, realiza el proceso inverso para mantener la energía. Por otro lado, durante las estaciones más calurosas, el ejercicio es el mismo, pero al revés, protege tu vivienda durante el día y permite que se libere la energía durante la noche, cuando las temperaturas son menores.
 
3. Es necesario mantener durante las estaciones más frías una temperatura de entre 20 grados y durante las más calurosas sobre 25 grados.
 
4. Es recomendable, a la hora de secar las prendas mojadas, en vez de colocarlas sobre el radiador, colocarlas sobre un mueble cercano al mismo.
 
5. Mantén las ventanas cerradas a la hora de activar el aire acondicionado.
 
6. Son altamente recomendables los electrodomésticos que sean al menos de clase A. Como ejemplo directo, un refrigerador de clase A+++ permite un ahorro energético de un 70% frente a un refrigerador normal.
 
7. Durante las estaciones del año más calurosas, mantén una temperatura del refrigerador inferior a la normal, mientras que en las estaciones más frías, una temperatura más alta.
 
8. Hasta que no se encuentren completos, no encender ni lavavajillas, ni lavadora ni secadora.
 
9. En cuanto a la lavadora, lo más recomendable es usar una temperatura de 30 grados, un programa de corta duración y un centrifugado por debajo de las 800 revoluciones.
 
10. Utilizar bombillas LED que a pesar de que su obtención es más costosa reducen en un 80% el gasto en luz y son mucho más duraderas que las convencionales.
 
11. Cuando no esté en uso un dispositivo electrónico es recomendable apagarlo del todo, ya que en el estado de standby sigue consumiendo.
 
12. De vez en cuando revisa las distintas ofertas que ofrecen las distintas compañías de energía. A veces es mejor cambiarse a las que mejores prestaciones ofrecen. También es posible cambiarse a una compañía que consigue energía mediante fuentes renovables.
 
13. Las calderas de baja temperatura o de condensación permiten un ahorro de un 25%.
 
14. Es mejor abrir y cerrar un grifo que dejarlo abierto mientras no se está haciendo uso de él.
 
15. Es mucho mejor darse una ducha, un baño es muy poco aconsejable.
 
16. Un difusor tanto en la ducha como en los fregaderos permiten ahorrar agua ya que aportan la sensación de que sale más agua y permite usar menos.
 
17. Durante las estaciones de más calor, es recomendable regar las plantas cuando no hay sol, así se evita que se evapore.
 
Siguiendo estos pasos tan fáciles se consigue ayudar al medio ambiente. Se ayuda tanto al mundo como a reducir tu factura del hogar.